Tren Maya se Hará con Inversión Pública y Privada

Rogelio Jiménez Pons, próximo titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), anunció que la convocatoria de la licitación para la construcción del Tramo Caribe (Quintana Roo) del Tren Maya será lanzada en diciembre, y que la inversión será pública y privada, al 50 por ciento.

De visita en Quintana Roo para participar en el evento “Cancún, ciudad del futuro”, organizado por el Foro Nacional de Turismo, donde presentó “El proyecto Tren Maya (tramo Cancún-Tulum)”, intentó dar certidumbre a los ejidatarios, sobre todo a los de Bacalar y Felipe Carrillo Puerto en cuanto a que no perderán sus tierras.

Comentó que el proyecto lleva más de dos años de trabajo “con bajo perfil”, y ha sumado diversos asesores nacionales e internacionales, entre otros el grupo español Renfe, por lo que es posible que el próximo diciembre se publiquen las primeras licitaciones para elaborar los estudios de preinversión requeridos.

Dijo que por la magnitud de la infraestructura, que implica una inversión de 120 mil a 150 mil millones de pesos, se planea sacar a concurso siete paquetes de obra civil y otro para elegir al operador (que podría incluir el material rodante y servicios relacionados), que también tendrá la tarea de certificar que las cosas se hayan hecho de acuerdo con los programas de trabajo.

Jiménez Pons añadió que la postura de los ejidatarios, que en Quintana Roo poseen 75 kilómetros de los 426 que pasarán por la entidad, cambiará cuando se les ofrezca un buen plan de integración al proyecto, de asociación: “No se trata de desplazarlos ni mucho menos, sino de intregrarlos”.

Los estados involucrados tienen vía ferroviaria, con excepción de Quintana Roo, donde se tendría que trabajar en más de 300 kilómetros para instalar durmientes, vías metal, y habría que convencer o comprar las tierras a ejidatarios de la zona (Chiapas tiene 42 kilómetros ejidales; en Tabasco son 102; Campeche, 317, y Yucatán 93 kilómetros de tierras ejidales).

Cada hectárea ejidal que se negociará en Quintana Roo tiene un costo de un millón de pesos, y el ferrocarril maya tendrá un recorrido de mil 500 kilómetros en tres tramos: Selva, de aproximadamente 426 kilómetros; Caribe, con 446; y Golfo, con 653 kilómetros.

El Tren Maya es uno de los siete proyectos de infraestructura de la próxima administración federal considerados prioritarios, y pasará por cinco entidades: Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas.

El ferrocarril tiene contempladas 17 estaciones: Tenosique; Escárcega, Calakmul, Xpujil y Campeche; Valladolid, Chichen Itzá, Izamal, Mérida y Maxcanú; Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Felipe Carrillo Puerto y Bacalar, y Palenque.

Jiménez Pons refirió que Chetumal entra en un término de talleres: hay tres puntos posibles; está la vocación, que hay que reforzar, en relación a su aeropuerto, a una serie de facilidades; en Bacalar es deseable meter ahí un proyecto de mejoramiento territorial.

En cuanto el financiamiento, recordó que será 50 por ciento será privado y la otra mitad pública, lo que incluye desarrollos comerciales en las estaciones; además, la Fibra Maya que se planea emitir con proyectos turísticos en terrenos (ya no se venderán lotes como se había hecho) que cuenta Fonatur en el país está a cargo del empresario Adolfo González Olhovich.

Para acompañar los procesos de licitación, con miras a inaugurar el tren en 2022, el arquitecto ya está en comunicación con la designada secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, porque “habrá transparencia total”.

“Está claro el combate a la corrupción, los procesos serán transparentes y austeros, no habrá despliegues de grandes obras y lo haremos bien. Será una obra razonable a pesar de su enorme dimensión”, explicó el próximo funcionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *